"El lugar donde más florece el optimismo es en los asilos de lunáticos". Havelock Ellis
"Pues yo preferíria ser un optimista loco que un pesimista cuerdo". Albert Einstein

viernes, 22 de enero de 2010

Soy un número primo







Recuerda a D casi a diario, no de una manera obsesiva, más bien es un pacto entre ambos implantado en su cerebro de por vida al sentirse despechado, como si hubiera imprimido en su conciencia la necesidad de pensarlo en presente continuo, como quién al despertar mira la hoja del calendario y se percata a su vez del día en que aterriza su memoria y resuelve en el armario revuelto de sus recuerdos, sintonizar el engranaje de su puesta a punto por enésima vez. Como quién decide planchar esa camista roja con dibujos, sabiendo que no se la pondrá, pero siempre tendrá un cajón predilecto en las estanterias de sus momentos clave.

Con quince años, D, le había regalado una cinta de cassette, de fondo Romeo y Julieta sonaba mientras con su voz varonil y sedosa, por momentos entrecortada por la emoción, por instantes rotunda le susurraba aquello de: "Cuando oigas ésto quizás lo nuestro haya acabado, quizás nunca haya empezado, porque mi amor, siempre fue eterno...".

Lo escuchó escondida en un habitáculo minúsculo, sentada encima del wáter, el sitio perfecto donde encontrar algo de intimidad en aquel abigarrado internado cuando sentía necesidad de soledad y reconocía en esos momentos la compañía intensa de la que el tiempo, mejor postor, se encargaría de demostrar con sus implacables tics-tacs silenciosos como la más veraz y auténtica de todas las posibles.

No sabría decir con exactitud cuántas veces escuchó la cinta de cassette en el transcurso de los años: "Cuando oigas ésto, recuerda, que aunque pase la primavera y llegue el invierno, mi corazón tierno, siempre estará pensando en ti, amor..."

Ni sabría jamás encontrar la razón por la que a pesar de haberse visto en varias ocasiones, el indeleble hilo de la magia no conseguía unir a dos seres tan idénticos y semejantes. Había pensado, no sin estupor disimulado, que tal vez fuera así mejor, que tal vez, el día a día hubiera estropeado lo que fue, lo que sería, lo que es una historia de amor eterna, una constatación de cercanía y cosquillas sujetas al tórax y los omoplatos en los momentos de nostalgia y sostenidas en esas paredes empapeladas de promesas y gestos palpables, pues no se ausenta la tangibilidad de los sentimientos por el mero transitar de los días, al contrario los expande como manchas de aceite al contacto con el agua.

Y a pesar de todo, ella no está triste, ni la melancolía acude como arma afilada a arañar melodías estancadas de antaño para hacerlas vivas en el presente. Porque a pesar de todo aprendió con edad temprana que el amor atrae y a la vez repele cuando llega a adoptar su intensidad las cuotas más altas de lo que podría llegar a resistir su embiste: "Cuando oigas ésto, recuerda que te quiero, que mi amor, no es un amor pasajero sino verdadero..."

Y ambos siguen sabiendo el uno del otro a través del aire, y saben cómo se encuentran, y una y otra vez la vida les hace toparse de frente para volver a callar todo aquello que no se dijeron en su momento, porque eligieron en un nuevo pacto al viento, como mejor aliado: "Recuerda, que recordando mi recuerdo, recordarás que te quiero".

Lady Pi

Claro, y cómo no podía ser de otra manera
al leer, este fantástico libro,
yo, que tan egocéntrica soy,
me he sentido un poco
identificada con la historia de amor
de los protagonistas.
Y ya se sabe el dicho:
¡Cuánto más primo,
más te la arrimo!

La Soledad de los Números Primos

Paolo Giordano: Todos los números para triunfar

A destacar de la entrevista:

"Porque, hay que reconocerlo, la física de hoy está llena de metáforas terriblemente sugestivas y poéticas: partículas de “colores”, la teoría de cuerdas, el principio de incertidumbre…“Es cierto. El léxico específico de todas las ciencias es fascinante y sobre todo en la física de partículas (“particelle” en italiano, que suena como a cosa de comer). Como son entidades invisibles, cada uno tiene que inventarse su imagen particular. Por eso siempre estás haciendo un salto muy grande entre lo que imaginas y la realidad. Esa técnica también la aplico cuando estoy escribiendo”.

"La metáfora que titula el libro se refiere a los números primos gemelos, que son los que están separados tan sólo por otro número. Sin embargo, mi idea original era que los dos personajes viviesen como dos partículas afectadas por el entrelazamiento cuántico”.

"Según esta maravillosa propiedad, dos partículas pueden estar separadas y “saber” una de la otra sin estar en contacto, a una velocidad superior a la de la luz".



¡Y cómo está el Giordano de marras!


"La soledad comparte,
como el espejo y como
la moneda narrativa,
una inquietante realidad:
tiene dos caras"



14 comentarios:

  1. Ummm... me encanta este Lady Pi y sus amores... quizás el destino les llevase a esa forma de magia, y saber uno del otro con el viento (me gusta un montón la frase..)

    Besos mil desde el abismo pirata, y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Gracias Abismo, me has pillado enlazando una página que habla del libro buenísima.
    Me he enamorao del Giordano este ¿no es monísimo?

    Practicaré italiano:

    Un bacio forte, Ciao, a presto ;)

    ResponderEliminar
  3. Está tremendo el tipo. Se me sube la túnica sóla, nena. Un arrimamiento así como quien no quiere la cosa, pues eso... esta pobre Pitia aun sucumbe ante las cosas bonitas.

    En cuanto al libro, que también lo leí hace poco, a mi me dejó un poco a medias. No se.. que le esperaba yo más, supongo que soy una amante de los finales "crack" y el de este es quizás "soft".

    Criticar por criticar, que yo más quisiera.

    Me sigue gustando el estampado de su sofá, señorita Lady Pi. Yo a mi blog le he puesto unos peces coloraos, que los puedes echar de comer y te siguen. Llámame boba, pero me hacen reir las pequeñas cosas.

    ResponderEliminar
  4. Hola Lady Pi
    Está demasiado guapo!!!! ese Giordano!
    Lindo tu nuevo diseño de Blog
    Besaso!
    (Vuelvo de nuevo más tarde).

    ResponderEliminar
  5. ¿A la del Oráculo le ponen los placeres de la carne? Ahí va, pensé que era efímera.
    VivoconHades, también me rio con las cosas pequeñas, no sabes la panzá de reir que me he dao con aquello de: "más te la arrimo pues soy un número primo".

    Respecto al libro, conste sin entender nada de análisis de los mismos, me parece que algunos autores jóvenes se decantan por un hálito de trascendentalidad, configuración de caracteres y conceptos complejos como éste de la soledad. Ahí es nada.
    Creo que son libros inacabados, sin finales apocalípticos donde lo que se pretende es remarcar el gusto literario por la narrativa y dejar al lector un espacio para interpretar finales dentro del final.


    El Giordano está reguapo, querida Ev, rebuenísimo, como dices tú.
    El blog está intentando encontrar su personalidad, una propia. Sigo probando, ahora estoy en mi momento infantiloide, haberlos haylos a borbotones.

    Venga: ¡Besazos a las dos!

    *.*

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado...Y este Giordano ¿por qué no vivirá en Málaga? Ay omá qué ricoooooo.

    Muchos besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Pedazo análisis. Toma, toma.. Me ha encantado, y no sólo eso, que se lo he soltado, en resumido, al que me recomendó el libro. Desde ahora me cree lista, verás tu cuando le envenene, se le va a caer el mito.

    ResponderEliminar
  8. Ana: gracias, y no te quejarás, en Málaga abundan todo tipo de especies sabrosas, y de todas las nacionalidades, además :)


    Vivoconhades: Juajajajajajajaja

    Mira, mientras no me crea lista a mi, todo bien, y deja ya mujer de envenenar a la peña y eso.

    Ay...

    ¡Besos chicas!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Pirata!
    No te he dejado ningún comentario antes, porque mi ordenador está empezando a hacer cosas raras y el otro día no me dejaba hacerte comentarios, no me habilitaba la ventana de comentarios.
    Igual es mi culpa y de mi ignorancia informática.
    EN FIN, QUE SEPAS QUE SIGO AQUÍ! Me gusta mucho cómo te ha quedado el blog.
    Y, por cierto, yo también me pido al Giordanno!!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Antònia! ¡Qué tal!!

    Estuve trasteando en la opción de comentarios, en html, y le toqué a algo, no te extrañe que no pudieras comentar por eso. Y si alguien más no puede, que me lo haga saber.

    Joer, con el Giordano, qué exitazo, jejeje y encima escribe estupendamente bien. Los hay con suerte.
    ¡Besitos para tí!

    ResponderEliminar
  11. Holaaaaaaaa... toi aquí por fin....

    Yo también tuve problemas de acceso al comentario, pero no insistí porque ví q podría ser que la plantilla ¡te estuviese haciendo la puñeta!... Ahora que por fin puedo y me paro con detalle en tu minimundo descubro que en la literatura también compartimos quereres.

    Este libro lo he leído ya hace un tiempo y lo cierto es que (aún pareciéndome precioso) tardé un poco en quitarme una cierta sensación de desasosiego después de leerlo...

    La soledad no es un problema en sí, pero estar solo a veces es una tortura, mejor compartir la soledad. Suena contradictorio, pero se puede... palabrita...

    Bss y buen finde, piratilla..

    PD: cuidadín con los italianos que te lían, te lían y te lían y luego no te puedes despegar, te lo digo por experiencia :)

    ResponderEliminar
  12. ¡Reina Karminis de Occidente!

    La plantilla no me hizo la puñeta, más bien al contrario, olvidé quitar algo que añadí, y ya van tres que me dicen lo de la opción a comentar.
    ¡OJO, NO FUE APOSTA!

    Mira, ya que estamos te cuento, es una opción para que los coments del autor del blog, salgan en otro tono, pero me pareció un tanto presuntuoso. Bah, lo pensaré.

    A mi me gusta la soledad, tengo tendencia al desapego desde niña. El D, de mi recuerdo, no es italiano, es granaíno de pura cepa, pero ejem, si, cuidadín con ellos que son muy envolventes, aunque mi experiencia ha sido siempre francamente genial y fenomenal (que se dice ahora) juas :P

    Ay, cada vez que apareces me dan ganas de escribir, así que sigo... para mi el Giordano ha dado en la diana respecto a un asunto peliagudo y doloroso, los "no puede ser por orgullo u otros prejuicios" y la ventana abierta a "los posibles podría, pero no por ello dejo de ser"... en fin, estoy enrollándome, gallega.

    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  13. Oh...Lady, hace no sé cuánto rato que estoy acá, tan entretenida que me olvidé que antes de venir moríiiiia por un cigarrillo. Y conste que me leí todos los enlaces.
    Me pregunto, ¿seré también un número primo? gemelo, eh...no es cuestión de solitario. No sé, esta vez no me resisto y voy a leerlo. Buscaré si hay alguna promoción que incluya una cena con el autor...Hay que quitarle a ese chico los problemas con un envase tan bonito, una puede hacer el sacrificio ¿por qué no?

    Me encantan los cambios que hiciste Piratilla...me encanta la Albarabeber que cuando le paso el mouse por encima baila...y el formulario de comentarios, que tu amiga rosarina ya está mayorcita y pronto iba a necesitar una lupa...todo cheberechebere.

    Besitos coloridos, Piratilla mía.

    ResponderEliminar
  14. ¡Mara!!

    Mirá la tipa valiente, dí que sí con un par.
    ¡Declarada bitácora sin humo!
    Y... pues no sé, es posible que seas un número primo. ¿Has tenido alguna vez una relación donde por cualquier razón no tuvo continuidad a pesar de saber que estábais hechos el uno para el otro? Ofú, con la preguntita ;)

    Estoy haciendo experimentos, las imágenes bailan, sí ¡sos muy observadora vos!
    Y que mayor ni que mayor, sos una niña con ilusiones y con una maracuya que la trae loquita.

    Emmm, en mi ordenador no salía la letra tan pequeña, pero cuando cogí el portátil ya fue otra cosa. Disculpa rosarina, disculpe a esta granaína que la iba a dejar medio cegata por la letrilla.

    Pues vamos vamos: ¡Fuerza y Ánimo MUTUO!

    Traés siempre buenas vibras, Mara: ¡Besazos!

    ResponderEliminar

Me encantan los comentarios, me hacen feliz los comentarios.
Coméntame o algo así :)